Juana va a la playa y Francesco hace un año no ve a sus hijos

RedacciónPressNews

Pilar Enjamio

Psicólogo

La actualidad de la situación de los menores es cuando menos sangrante a merced de una gran actriz que ayer recogió su Oscar en compañía de la manager Granados. A yer muchos decían que Juana Rivas recordaba a la protagonista de Lo que el viento se llevó. Juro que nunca más volveré a pasar hambre, esta es la frase de la protagonista de la película memorable. Juana se cree Vivien Leigh y usa a dos menores y eso es gravísimo. Perfectamente maquillada, con un manto como prenda de conjunto con un vestido y una autoestima que dista mucho de la mujer maltratada. Una Juana Granados que según un comunicado de la abogacía española no está colegiada ni es letrada ni puede ejercer como tal. Y la Consejería de Igualdad que subvenciona a Granados. Pasa de la risa al llanto en momentos cual actitud de arte dramático. Un juez de guardia afín al feminismo y según prensa con muchas irregularidades como juez desde 2003.

Juana dice que va a la playa y necesita descansar. Descansar más de lo que ha estado haciendo hasta ahora. Y un padre al que tendrán que pedirle mucho perdón por llamarle segundo Bretón. Su honor se ve manchado mientras se ensalza a manipuladoras. Un padre que hace un año no ve a sus hijos y sigue la ley mientras que alguien no respeta a la autoridad judicial, secuestra a menores, se niega a respetar la orden que le obliga a entregar a sus hijos y se le concede libertad provisional. Todo muy meditado, por capítulos y con gente afín. Pura endogamia, todo dentro del grupo de violencia porque así se aseguran sus mentiras. No respetan al psicólogo del juzgado ni decisiones judiciales a no ser que les favorezcan. Y algo terrible se afirmaba ayer sosteniendo que importan más los votos que los menores. Entonces todo queda claro. He visto ayer a padres que sufrieron denuncias falsas con angustia, ansiedad ante una justicia injusta y pasividad política y que ven que igualdad de género es también un nombre ficticio porque es favoritismo a un género aunque cometa las mayores barbaridades y no respete la ley. A UN HOMBRE SE LE LAPIDA AUNQUE DIGA LA VERDAD, SU VERDAD Y TAMBIEN MUY IMPORTANTE.

Deja un comentario