Aitana Sánchez-Gijón se mete en la piel de la vengativa Medea en la lectura dramatizada del texto de Séneca

RedacciónPressNews

  • Dentro del ciclo Off Topic, mañana sábado en la Sala Polifemo del Teatro Góngora

Sola en el escenario, a dos palmos del público, sin más apoyo que lo enorme del personaje, Aitana Sánchez-Gijón vuelve a meterse en la piel de Medea, la mujer que representa la más cruel y autodestructiva de las venganzas. Será otra vez la traicionada esposa de Jasón, y como en aquel montaje que pudo verse en el Gran Teatro, bajo la misma dirección, la de Andrés Lima. Pero en esta ocasión la acoge la intimidad de la Sala Polifemo (20:30 horas), donde la actriz se enfrenta mañana sábado, sin compañeros de reparto, a la lectura dramatizada del texto de Séneca.

El conflicto trágico que plantea Medea comienza cuando Jasón, su marido, la abandona para casarse con Creúsa, hija del rey de Corinto. Ella intenta recuperarlo pero, despechada por su rechazo y cegada por la ira y los celos, planifica y ejecuta una cruel venganza: mata a los hijos de Jasón, sus hijos. La tragedia, plasmada antes por la pluma del griego Eurípides, encuentra en la versión romana de Séneca un acento especial en los aspectos más pasionales de la historia. El objetivo del autor cordobés es que las decisiones de Medea se destaquen singularmente en su dimensión más trágica.

La actriz habla con el público, explica el porqué de esta propuesta, le cuenta el mito de Jasón y los Argonautas y, mezclando algo de lectura con mucho de interpretación, da voz a todos los personajes de la tragedia, entre los cuales emerge Medea, despojada, poderosa, terrible y dolorosamente humana.

La razón de esta vuelta, ahora en solitario, al personaje la explica así Aitana Sánchez-Gijón en la presentación del espectáculo: “Hay personajes que no te abandonan. Que se te quedan pegados a las tripas como solitarias insaciables. Medea me colonizó por completo en el montaje de Andrés Lima para el Teatro de la Ciudad y necesita que la saque a pasear de nuevo. Yo lo necesito. Por eso y por una cuestión de salud, de higiene mental y emocional, retomo en un formato más íntimo esta tragedia eterna”. En otro momento, señala que esta necesidad parece ser imperiosa en el caso del personaje, y recuerda que la gran Nuria Espert “a lo largo de su carrera ha vuelto a Medea por lo menos en siete ocasiones distintas. Entonces piensas que evidentemente este personaje te hace seguir ahondando en su misterio”.

Andrés Lima, por su parte, confiesa que desde hace tiempo había deseado enfrentarse a esta obra. “·Me interesaba -cuenta- lo que plantea su personaje, especialmente a través del planteamiento del texto de Séneca. Considero que habla de una manera más moderna, porque trabaja desde el centro del dolor de una persona a la que el amor la lleva prácticamente a la destrucción… Medea es capaz de hacer una de las cosas más atroces que podemos imaginar: mata a sus hijos. La obra plantea el enloquecimiento del ser humano que destruye todo lo que crea”. Para el actor y director, lo que se plantea en esta historia de la heroína vengativa es “una reflexión sobre el camino que lleva al ser humano hacia la guerra. Medea es un personaje tan poliédrico, tan bello, tan brutal…”

Foto: Luis Castilla. Teatro de la Ciudad

Deja un comentario