La verdad, un espejo entre espejismos

RPNews

Muchas veces hablamos de la verdad, pero ¿qué es la verdad? Es cierto que hay cosas que son 2+2 igual a 4, pero hay otras que dependen de un montón de factores.

El primero se basa en nuestras experiencias, por ellas solemos considerar que al haber vivido nosotros una circunstancia, la respuesta es el resultado de lo que nos ha sucedido a nosotros mismos. Pero no, no tiene por qué ser siempre así.

La segunda suele asociarse a nuestra ideología, sobre todo cuando hablamos o tratamos sobre temas políticos. La gran mayoría de las personas no suelen ser imparciales, aunque presuman de ello, debido a que están contaminados por una ideología y un pensamiento que hacen que, cuando el partido que adoran comete una ilegalidad o acción negativa, éstos o lo justifiquen o pongan de excusa que ‘X’ información es mentira.  Porque, como dice el dicho, no hay mayor ciego que quien no quiere ver.

El tercer motivo suele deberse al estado anímico de una persona. Una persona excesivamente positiva verá todo blanco, mientras que una opuesta que sea completamente negativa, lo verá todo negro.

Son tres razones que pueden provocar que nos veamos influidos por una verdad que no es la verdad.

Lo que hace que algo sea verdad es que unos hechos puedan estar contrastados mediante una documentación o grabaciones. Estos textos o audios deben de ir acordes a lo que queremos defender porque si no, de nada servirá. A más contradicciones menos opciones de descubrir la verdad. Sin embargo, a más pruebas que puedan ir unidas entre sí, mayores serán las posibilidades de poder encontrarnos con la verdad.

¿Omitir datos altera la verdad?
Sí, puesto que en muchos casos la omisión de datos provoca una verdad a medias, y toda verdad a medias se convierte en una mentira.

Ya relataremos en otro artículo de manera más extensa el concepto de la omisión. Pero hay algo que habría que tener en cuenta, una verdad a medias puede provocar muchas desgracias en cualquiera de las situaciones cotidianas de nuestra vida.

Jonathan Turrientes

Deja un comentario